El cardenal Donald Wuerl conversa con jóvenes en el Centro de Estudiantes Católicos de la Universidad de Maryland.  (Fotos/Jaclyn Lippelmann)
El cardenal Donald Wuerl conversa con jóvenes en el Centro de Estudiantes Católicos de la Universidad de Maryland. (Fotos/Jaclyn Lippelmann)

A muchos jóvenes les es primordial fortalecer su fe durante su etapa universitaria y mantenerse unidos con la Iglesia, por esa razón el cardenal Donald Wuerl visitó recientemente el Centro de Estudiantes Católicos de la Universidad de Maryland para pedirles –a los jóvenes– que sean las “caras visibles” de la Nueva Evangelización.

Dijo que la Cuaresma es el momento ideal para reflexionar sobre la trascendencia del hijo de Dios en la tierra y conocer más a Jesús a través de la oración, la reconciliación y la eucaristía.

“Jesús siempre está presente. Ustedes necesitan darle el espacio necesario para que se manifieste, para que los ayude a abrir sus corazones y los transforme en mensajeros de su Palabra”, dijo el arzobispo de Washington durante la misa celebra en esa casa de estudios.

Agregó que la vida universitaria exige mucho estudio para entender materias complicadas, aprender los nuevos descubrimientos de la ciencia e intentar descifrar los secretos de la vida, pero eso no significa negarle a Dios un espacio para que se manifieste en nosotros.

Al concluir el servicio religioso, el cardenal Wuerl partcipó, en el comedor, en un dialogo informal con los jóvenes presentes en el centro, quienes le preguntaron sobre el trabajo pastoral que realiza la Arquidiócesis de Washington. En el diálogo se conocieron detalles inéditos sobre la visita del papa Francisco a nuestra capital. Las respuestas despertaron admiración y sonrisas entre los estudiantes.   

Los estudiantes Criss Webb, Nicole Lettle, Andy Bolton y Caroline Brown aprovecharon el momento para preguntarle al cardenal sobre el papel de los jóvenes en la Nueva Evangelización y el compromiso de los futuros profesionales con la Iglesia Católica, se sorprendieron cuando el arzobispo de Washington les dijo que no tenían que ir demasiado lejos para evangelizar a sus hermanos. “Todos los días miles de jóvenes asisten a la universidad y están deseosos de saber más sobre Jesús”.

Agregó que la oración es el medio más directo para llegar a Dios y pedirle que nos ilumine para entender su Palabra, predicar el Evangelio y ayudar en el fortalecimiento de nuestra Iglesia.

Les recordó a los estudiantes que todos los católicos formamos parte de una gran familia y que, a pesar de las discrepancias que pudieran surgir por algún tema, siempre estamos unidos en nombre del amor de Dios.

“Nadie es perfecto. Nuestra transformación espiritual viene de Dios y de su palabra. Lo importante es creer y saber escuchar el mensaje divino”, apuntó el cardenal.

Luego de un intercambio de preguntas, relato de anécdotas y comentarios diversos, el cardenal Wuerl agradeció a los estudiantes por compartir sus pensamientos e ideas que representan un valioso aporte para la Iglesia.