Jóvenes se manifiestan este viernes en la Plaza del Parlamento, en Londres, durante la huelga escolar convocada por el movimiento "Jóvenes por el Clima" en todo el mundo para exigir a los políticos que adopten medidas en la lucha contra el cambio climático.  (Foto/EFE)
Jóvenes se manifiestan este viernes en la Plaza del Parlamento, en Londres, durante la huelga escolar convocada por el movimiento "Jóvenes por el Clima" en todo el mundo para exigir a los políticos que adopten medidas en la lucha contra el cambio climático. (Foto/EFE)

A finales de agosto de 2018, la activista sueca Greta Thunberg (16 años) se plantó cada día durante tres semanas frente al Parlamento de Suecia para pedir a su Gobierno que cumpliese con el Acuerdo de París sobre el clima.

Sus demandas eran que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono en base a lo establecido en el Acuerdo de París, por lo que decidió protestar sentándose en las afueras del Riksdag todos los días durante la jornada escolar, junto con un cartel que decía Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima).

Posterior a las elecciones generales, Thunberg continuó protestando solo los viernes, lo cual llamó la atención a nivel internacional, se les llamó “los Viernes para el Futuro”, la traducción al español de #FridaysForFuture, el hashtag con el que la acción de Thunberg comenzó a extenderse por redes sociales y que la llevó a participar el 14 de diciembre en la Cumbre del Clima de Katowice, en Polonia,  en la XIV Conferencia sobre el Cambio Climático (COP24) de la ONU, frente a más de cien líderes mundiales.

“Nuestra casa está en llamas”

Ella inspiró a estudiantes escolares de todo el mundo a participar en huelgas estudiantiles. Desde diciembre de 2018, más de 20 000 estudiantes realizaron manifestaciones en más de 270 ciudades en varios países del mundo, incluyendo Australia, Austria, Bélgica, Canadá, los Países Bajos, Alemania, Finlandia, Dinamarca, Japón, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.

Greta Thunberg, ha sido propuesta para el premio Nóbel de la paz por tres parlamentarios noruegos en signo de reconocimiento por su compromiso contra la crisis climática y el recalentamiento global. Según reporta el semanario Times.  “hemos nombrado a Greta porque la amenaza del clima puede ser una de las causas más importantes de guerras y conflictos, dijo el parlamentario Freddy Andre Oevstegaard.

Discurso en la Conferencia COP24

“Mi nombre es Greta Thunberg. Soy de Suecia. Hablo en nombre de Climate Justice Now (...) Ustedes solo hablan del crecimiento económico verde y eterno, porque tienen demasiado miedo de no ser populares. Solo hablan sobre seguir adelante con las mismas malas ideas que nos metieron en este desastre, incluso cuando lo único sensato que pueden hacer es poner el freno de emergencia. No son lo suficientemente maduros para decir las cosas como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotros los niños. Pero a mí no me importa ser popular. Me preocupo por la justicia climática y por el planeta (...) Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas en países como el mío puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos los que pagan por el lujo de unos pocos (...) Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos (...) Necesitamos mantener los combustibles fósiles en el suelo y debemos centrarnos en la equidad. Y si las soluciones dentro del sistema son tan imposibles de encontrar, tal vez deberíamos cambiar el sistema en sí mismo. No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales que se preocupen. Nos han ignorado en el pasado y nos volverán a ignorar. Nos hemos quedado sin excusas y nos estamos quedando sin tiempo. Hemos venido aquí para hacerles saber que el cambio está llegando, les guste o no. El verdadero poder pertenece a la gente. Gracias”.

Participación en el Foro Económico Mundial

En enero de 2019, Greta Thunberg viajó con su padre en un viaje de 32 horas en tren hacia Zúrich, Suiza, afín de ser parte de la Asamblea Anual del Foro Económico Mundial, que se realizó en la ciudad de Davos, y que la cual congregaba a representantes de múltiples empresas, académicos, líderes de opinión y medios de comunicación de todo el mundo.

Al llegar al evento, fue recibida por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde. El 24 de enero, Thunberg fue miembro de una sesión en la que participó junto con el cantante Bono, la economista Christiana Figueres, la antropóloga Jane Goodall y el economista Kengo Sakurada. El 26 de enero, fue partícipe en una sesión llamada ''Preparándonos para la alteración climática'', en la que también participó el Presidente del Banco Nacional de Francia, François Villeroy, y el consejero delegado de la compañía estadounidense Expedia, Mark Okerstrom.

Parte de su discurso en el Foro Económico Mundial en Davos

“Nuestra casa está en llamas. Según el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), estamos a 12 años de poder resolver nuestros errores. En Davos, a la gente le gusta hablar sobre el éxito, pero su éxito financiero ha tenido un precio inimaginable, y en cuanto al cambio climático, debemos reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos en su forma actual, ya lo han hecho, y los medios de comunicación no han logrado generar una mayor conciencia pública sobre el tema. Pero el homo sapiens aún no ha fallado. Si, estamos fallando, pero aún hay tiempo para cambiar todo (...) Resolver el cambio climático es el desafío más grande y complejo que ha enfrentado el homo sapiens. La solución, sin embargo, es muy simple, que incluso un niño pequeño podría entender. Tenemos que detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero… Los adultos dicen: Tenemos que dar esperanzas a la próxima generación. Pero no quiero tu esperanza, ni quiero que la tengas. Quiero que entres en pánico, que sientas el miedo que yo siento todos los días, y luego quiero que actúes (...) Quiero que actúes como si tu casa estuviera en llamas, porque eso es lo que está pasando”.

Parte de su discurso ante el Secretario General de la ONU

“Durante 25 años una innumerable cantidad de personas han venido a las puertas de las conferencias sobre el clima de las Naciones Unidas para pedirles a los líderes que detengan las emisiones. Pero, evidentemente, esto no ha dado resultado ya que las emisiones siguen en aumento.

Así que no les pediré nada. En cambio, voy a pedirles a los medios que empiecen a tratar la crisis como lo que es, una crisis. En cambio, voy a pedirles a todos en el mundo que se den cuenta de que nuestros líderes políticos nos han fallado. Porque nos enfrentamos a una amenaza existencial y no tenemos tiempo para seguir con esta locura.

Los países ricos como Suecia tienen que empezar a reducir las emisiones en, por lo menos, un 15por ciento cada año para lograr el objetivo de calentamiento de un máximo de 2 grados. Uno pensaría que los medios y todos nuestros líderes estarían hablando solamente de esto, pero no. Nadie ni siquiera lo comenta. Prácticamente nadie tampoco habla sobre el hecho de que estamos en medio de la sexta extinción masiva, con una extinción de hasta 200 especies por día.

Además, nadie nunca menciona el aspecto de la equidad que está claramente establecido en todo el Acuerdo de París, y que es absolutamente necesario que funcione a escala mundial. Esto significa que países ricos como el mío deben llegar a cero emisiones dentro de los próximos 6 a 12 años, según la velocidad actual de las emisiones, para que los habitantes de los países pobres puedan mejorar su estilo de vida construyendo algunas de las infraestructuras que nosotros ya hemos construido, como ser hospitales, electricidad y agua potable. ¿Cómo podemos pretender, si no, que países como India, Colombia o Nigeria se preocupen por la crisis climática si a nosotros, que ya lo tenemos todo, no nos importan ni un poco nuestros compromisos reales con el Acuerdo de París? …” Vaticano News