Foto/Javier Díaz
Foto/Javier Díaz

Los estudiantes de la escuela católica elemental Sagrado Corazón se preparan para el inicio de la Semana Santa honrando su compromiso de respetar la Cuaresma, tiempo de oración, penitencia y ayuno, iniciado después de la misa del Miércoles de Ceniza.

En las últimas semanas, los alumnos han recibido diversas charlas sobre la importancia de la Cuaresma, la Semana Santa y todos los simbolismos que se utilizan durante esta milenaria celebración religiosa, que es considerada el momento más importante para la Iglesia Católica.   

La escuela organiza durante esta época activi-dades para realzar el respeto, el amor, la solidaridad y el compromiso con el prójimo. Hace unos días, El Pregonero compartió una jornada de reflexión con un grupo de niños de diferentes grados quienes expresaron cómo se preparan para celebrar la Pascua.

Elise Heil, directora de la mencionada escuela, explicó que en esta ocasión los estudiantes recibieron clases sencillas sobre el ayuno y la Cuaresma, el tiempo litúrgico de conversión que marca la Iglesia para prepararnos para la gran fiesta de la Pascua. Parte de lo aprendido se plasmó en dibujos hechos por los más pequeños que, luego, fueron exhibidos en los pasillos de la escuela.

Heil dijo que los alumnos aprendieron que la abstinencia es obligatoria para los católicos a partir de los catorce años y el ayuno de los dieciocho hasta los cincuentainueve años.

“Durante varias semanas, los profesores les explicaron a los niños sobre todo lo que significa la Cuaresma y la Semana Santa. La dinámica ha sido muy divertida para todos”, comentó Heil.

Agregó que, todos los viernes, un grupo de alumnos participa del recorrido del Vía Crucis, mientras otros acuden a la capilla para confesarse.

La directora puntualizó que es necesario dar una respuesta a todas las preguntas de los niños relacionadas con la Cuaresma, para que quede clara la relación entre el ayuno y la conversión, esto es la transformación espiritual que acerca al hombre a Dios.

Las clases impartidas a los estudiantes de la escuela católica elemental Sagrado Corazón van en concordancia con el pedido del papa Francisco para que la Cuaresma se convierta en un tiempo favorable de reflexión y conversión.

“Todos debemos pedir a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Tenemos que caminar hacia la Pascua de Jesús haciéndonos prójimo de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales. Acogiendo la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos para nosotros su fuerza transformadora”, expresó el Santo Padre al inicio de la Cuaresma.