Estudiantes de la escuela secundaria católica Arzobispo Carroll dijeron que El Pregonero es una herramienta importante para aprender español. (Foto/Javier Díaz)
Estudiantes de la escuela secundaria católica Arzobispo Carroll dijeron que El Pregonero es una herramienta importante para aprender español. (Foto/Javier Díaz)

En la escuela secundaria católica Arzobispo Carroll utilizan las distintas ediciones de El Pregonero no solo como medio de servicio e información comunitaria, sino también como herramienta pedagógica para mejorar la lectura en español.  

Y es que reforzar la habilidad de lectura, analizar las necesidades de la comunidad hispana y formarse una opinión sobre los difíciles momentos que se viven, son algunas de las preocupaciones de la profesora Judith Condezo.  

Al inicio del año escolar un grupo de estudiantes de nivel avanzado de español, en el marco de las celebraciones por el Mes de la Herencia Hispana, expresaron su satisfacción porque El Pregonero se ha convertido en una herramienta importante de su aprendizaje, sobre todo por las nuevas palabras o modos de construcción gramatical que encuentran al leer en sus diferentes artículos publicados.

Gracias a la iniciativa de la profesora Condezo, quien se preocupa que sus alumnos lean la publicación oficial en español de la Arquidiócesis de Washington, el aprendizaje del idioma español en su forma escrita se hace más fácil.  

“Mis alumnos se motivan al leer El Pregonero. Comprueban que son parte de una Iglesia viva, que pertenecen a una comunidad muy dinámica y entienden que muchas familias hoy experimentan muchas carencias en el campo de salud, educación y trabajo”, comentó la profesora hispana.   
Agregó que los padres de familia hispanos conocen perfectamente El Pregonero, ya que los estudiantes tienen la libertad de llevarse algunos ejemplares a su casa, lo que propicia una interrelación con sus papás y hermanos.

Para los alumnos Darío Portocarrero, Axel Chávez, Erick Sánchez, Jason Reyes, Tatiana Guayta, Ihandra León, Gabriela Merlos y Jennifer Cuadras las clases de español se hace más amenas cuando leen historias que son muy similares a las que viven ellos todos los días. Todos cursan el grado doce en el referido centro educativo.  

“Mis padres siempre leen El Pregonero y yo tengo la oportunidad de preguntarle muchas cosas sobre los artículos que salen publicados. Ellos se alegran mucho cuando comprueban que puedo leer en español”, dijo Axel Chávez.

Jennifer Cuadras señaló que desde que ingresó a la escuela Arzobispo Carroll se ha interesado en conocer el lenguaje periodístico y las distintas maneras en que se puede contar una misma historia. “Es mágico el idioma español, porque con pocas palabras puedes describir o entender un problema, que luego te lleva a una reflexión más profunda”.