Vista panorámica de la frontera que divide México con EEUU.  Foto/archivo
Vista panorámica de la frontera que divide México con EEUU. Foto/archivo

La secretaria de Seguridad Nacional (DHS, en sus siglas en inglés), Kirstjen Nielsen, consideró que la "crisis humanitaria" en la frontera con México "está empeorando", motivo por el que calificó de necesaria la construcción de un muro a lo largo del linde.

"Esta cadena de miseria humana está empeorando", apuntó Nielsen en una audiencia frente al Comité de Seguridad Nacional de la Cámara Baja sobre la declaración de emergencia nacional dictada por el presidente, Donald Trump, en febrero.

Nielsen citó el informe revelado el miércoles por la Patrulla Fronteriza estadounidense (CBP, en inglés), en el que se anunció que el número de cruces irregulares en la frontera se duplicó en febrero respecto al mismo mes de 2018 y registró un récord en los últimos 12 años.

En total, 76.103 migrantes fueron detenidos en el linde sur del país, en comparación con los 36.751 del mismo mes del año pasado, de acuerdo a la CBP.

"Esto es un aumento del 80 por ciento con respecto al mismo período del año pasado. Y puedo adelantar que la CBP pronostica que el problema empeorará esta primavera a medida que el clima mejora", señaló Nielsen.

Respecto a enero, mes en el que se arrestó a 58.207 migrantes, la cifra aumentó un 31 por ciento.

Así, Nielsen calificó el estado actual de la seguridad fronteriza del país como una "catástrofe humanitaria" y describió la frontera como un canal para "delincuentes, drogas y tráfico de personas".

Al ser preguntada sobre la declaración de emergencia nacional, la secretaria defendió que la inmigración ilegal "simplemente está fuera de control y amenaza la seguridad pública y la seguridad nacional".

"Queremos fortalecer la inmigración legal y dar la bienvenida a más personas a través de un sistema basado en méritos que mejore nuestra vitalidad económica y la vitalidad de nuestra diversa nación", argumentó.

La declaración de emergencia nacional permite a los presidentes acceder temporalmente a una potestad especial para hacer frente a una crisis, y Trump la firmó el 15 de febrero al asegurar que hay una "invasión" de drogas y criminales en la frontera con México que justifica medidas extraordinarias.

Con ese decreto, Trump pretende reunir 6.600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso, que se sumarían a otros 1.375 otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza.

La Cámara Baja aprobó una resolución en contra de la declaración y se espera que el Senado haga lo propio en los próximos días.

Sin embargo, Trump tiene el poder de vetarla y devolverla al Congreso, que entonces necesitaría el respaldo de dos tercios de ambas cámaras para hacerla efectiva, algo menos probable de que ocurra.
EFE