Un análisis del Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés) destacó este miércoles que para lograr "una integración exitosa", los inmigrantes y refugiados necesitan adquirir conocimientos relacionados con civismo, economía e idioma, por lo que se necesita un "cambio de paradigma".

Margie McHugh, directora del Centro Nacional de Política de integración de inmigrantes de MPI, urgió durante un seminario trasmitido hoy por internet la necesidad de "un nuevo modelo que apoye la educación para la integración cívica, económica y lingüística (de los inmigrantes) a largo plazo".

"El sistema de educación de adultos es el actor central para apoyar los inmigrantes en el aprendizaje del inglés y facilita su integración", señaló McHugh.

El seminario comentó los resultados del análisis destacando la importancia de "incorporar innovaciones recientes de múltiples campos" a través de la habilidad para manejar la información digital.

Catrina Doxsee, investigadora asistente del MPI, explicó que luego de la reforma de 2014 de la Ley de Información y Oportunidad de la Fuerza Laboral (WIOA), el enfoque de la educación de adultos se centró en la preparación para el trabajo y dejó de lado otros aspectos como la formación cívica y la educación de padres.

"Con estos cambios, aquellos que buscaban una preparación para la ciudadanía, información sobre padres y familia y otras metas no relacionadas con el empleo quedaron en riesgo de no recibir ayuda", dijo Doxsee.

Algunos estados como Nueva York han comenzado a destinar fondos propios para la formación de los inmigrantes en estos aspectos, reduciendo el presupuesto de los programas de educación de adultos, anotó Art Ellison, ex administrador de la Oficina de Educación de Adultos de New Hampshire.

Charles Kamasaki, asesor de la organización UnidosUS, destacó la importancia de "tener un norte" para promover programas de educación de adultos más alineados y coherentes.

Según el análisis, en los programas de educación de adultos es importante incluir temas sobre el sistema de servicios de salud, asuntos financieros familiares -incluyendo la correcta presentación de impuestos-, el sistema de educación básica del país para poder participar en él, al igual que la educación universitaria, entre otros.

Igualmente es necesario que las personas que residen legalmente en el país continúen mejorando su manejo y entendimiento del inglés y que desarrollen capacidades laborales específicas.

Los expertos concluyeron que un modelo de programa debería incluir un enfoque central en la adquisición del inglés, proveer educación para la era digital, ofrecer información sobre historia de los Estados Unidos y apoyar el desarrollo de un plan exitoso para individuos y familias.
EFE