Familia hispana realiza trámites de asilo después de cruzar la frontera.  (Foto/archivo)
Familia hispana realiza trámites de asilo después de cruzar la frontera. (Foto/archivo)

Un incremento de ochenta por ciento en el número de familias que cruzan la frontera, están viendo los agentes de la patrulla fronteriza desde el mes de julio -según reportó el diario The Washington Post este miércoles.

El gobierno de los Estados Unidos -ante las presiones legales y de la opinión pública- tuvo que poner fin a la estrategia de "cero tolerancia" que ha venido separando a los inmigrantes adultos de sus hijos en la frontera. Ahora, el gobierno está evaluando nuevos planes para separar a los padres inmigrantes, que buscan asilo, de sus niños -según reportan otros medios de comunicación.

Una de las opciones que se están considerando es detener a las familias por un lapso de hasta 20 días, luego los padres tendrían que escoger: permanecer en un centro de detención con sus hijos por meses o años mientras su caso de inmigración se resuelve o permitir que sus niños sean trasladados a un refugio del gobierno de modo que otros familiares o apoderados puedan solicitar la custodia de los menores.

Mientras esos planes de desalentar a los que buscan asilo están bajo la lupa, Caridades Católicas de Washington se esfuerza en asesorar a un cada vez mayor número de inmigrantes que aspiran obtener asilo en este país.

No separen a las familias

Las autoridades de inmigración (ICE) generalmente arrestan solo al padre o solo a la madre indocumentada, para que el otro cuide de los menores -dijo Celia Rivas, coordinadora de los servicios de inmigración en Caridades Católicas de Washington.

En caso de que los niños corran el riesgo de quedarse sin padres en Estados Unidos, pues ICE hace los arreglos necesarios para que los hijos viajen con el padre/madre que está siendo deportado -explicó la experta.

"Hay que luchar para estar juntos", aconsejó tanto a los que ingresan ilegalmente como a los que encaran deportación. "El abandono de los padres marca para toda la vida", dijo Celia subrayando la gravedad de las separaciones familiares.

Asilo y otras opciones

El asilo es un recurso legal para aquellos inmigrantes que puedan argumentar y tengan pruebas de que han sido perseguidos en sus países por su raza, religión, país de origen, opinión política o porque pertenecían a un grupo en particular. Así lo explicó hace unos días Celia en un taller informativo en Maryland. Hay que tener presente que "solamente un 21 por ciento de los casos de asilo están siendo aprobados", dijo quien se reúne con las autoridades de inmigración constantemente y lleva treinta años haciendo trámites de legalización para personas de pocos recursos.

Aclaró que desde hace pocas semanas, las víctimas de violencia doméstica y de grupos pandilleros en sus países ya no podrán acogerse al asilo como se ha venido haciendo últimamente.

Agregó que hay otros recursos de legalización como petición familiar, petición laboral, ley VAWA, visa U, visa T, NACARA y cancelación de deportación. Igualmente recordó a la comunidad que hay ayuda para acogerse a las diversas formas de legalización. Es decir, hay excepciones en la ley de migración que ayudan en los trámites como: 245A, 245i, TPS (advance parole), Parole & place y el perdón provisional. Contacte al Centro Católico Hispano (servicios gratis) o busque un abogado serio que le asesore específicamente en su caso. Puede haber un recurso en su caso.