Arriesgarse es parte de la vida e incluso necesario para crecer, dijo el arzobispo Wilton Gregory, ante los estudiantes y miembros de la comunidad escolar de la escuela secundaria parroquial St. John's College en Washington al oficiar la misa de apertura del ano escolar 2020-2021.

La celebración eucarística coincidió con el aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

A nombre de estudiantes, padres, empleados y docentes, el presidente de St John, Jeffrey Mancabelli, dijo sentirse honrado de darle la bienvenida al arzobispo para esta misa. Explicó que la fecha es especial, de hecho, recordó que ese día -en esas horas horrendas- estaba la comunidad reunida para la misa de apertura del año escolar cuando todos juntos recibían las noticias de los ataques terroristas.

"Es un día inusual para nosotros porque tenemos que mantener la distancia social, también porque muchos están viendo esta misa en internet. Lo que sí es usual es el gran amor del padre por nosotros y su deseo de perdonar nuestros pecados", dijo el arzobispo al inicio del servicio religioso.

Luego de relatar la parábola de los talentos, según el evangelio de san Mateo, el arzobispo habló sobre el miedo.

"El miedo no es una emoción altamente valorada en nuestra sociedad. Con más frecuencia, al miedo se le considera una actitud negativa. Ningún padre quiere que su hijo le tenga miedo. Nosotros somos obispos y yo no quiero que mis sacerdotes o la gente me tenga miedo. No conozco muchos maestros o educadores que buscan que sus alumnos les tengan miedo", explicó en su homilía.

Incluso mencionó que los oficiales de policía ahora apoyan programas, especialmente importantes en el volátil clima actual, que enseñan a los jóvenes que los policías son amigables. "El miedo a la autoridad no es un modo muy saludable o deseable de relacionarse con ellos", agregó. 

Igualmente dijo que los psicólogos dicen que los niños que genuinamente les temen a sus padres, sufren un irreparable daño emocional y algunas veces no pueden relacionarse muy bien con otras personas en la adultez.

En alguna oportunidad, a nosotros también nos enseñaron -dijo- que el miedo al Señor es uno de los dones del Espíritu Santo. "Entonces, ¿qué tiene tan maravilloso e incluso bendito el miedo al Señor?", se preguntó.

El miedo tiene muchas manifestaciones, hay muchos miedos que son saludables -explicó-. "Tememos al peligro y no a las cosas buenas. Tememos la pérdida de un artículo que disfrutamos o la muerte de un ser querido. Tenemos miedo a perder o ser derrotados", dijo detallando los diversos temores.

Afirma que algunas personas tienen otros tipos de miedos: a las alturas, a las serpientes o a los perros. Pueden parecer razonables y algunos de ellos incluso salvar vidas en ciertas circunstancias -dijo.

Refiriéndose al evangelio del día, reflexionó: "El siervo temía del modo absolutamente equivocado, el que parece más negativo en nuestra sociedad. Su miedo no le permitió tomar riesgos".

Arriesgarse es parte de la vida e incluso necesario para crecer -según el arzobispo.

"No temer, no aventurarse, no intentarlo, es peor en la vida que equivocarse". La razón por la que encontramos el coraje de arriesgarnos -dice- es porque nos sentimos seguros de nosotros mismos y en nuestra relación con otras personas. 

Hizo una comparación de lo que es arriesgarse: "Es la emoción que enfrentan los jóvenes cuando finalmente le dicen a su papá que quite las llantas provisionales de entrenamiento y pedalean solos sin ayuda".

Afirma que la fe nos reta al riesgo, a hacer las cosas correctas. "El miedo al Señor nos asegura que no tenemos que preocuparnos porque Dios nunca nos retirará su amor… Es eterno como el amor de los padres por sus hijos".

El amor de Dios por todos sus hijos siempre se da por hecho -dijo-, pero nuestro amor por Dios es a menudo cuestionado.

El miedo al Señor es la virtud que nos da el coraje de actuar audazmente en la búsqueda de nuestra misión en la vida -según el arzobispo Gregory.

"Dios nos da a cada uno talentos que quiere que usemos con valentía", puntualizó en la escuela de St. John que fue fundada en 1851. 

Para detalles, visite: https://www.stjohnschs.org/