La Red Nacional de Jornaleros (NDLON) informó el viernes que debido a la propagación del coranovirus en el país se vio obligada a cerrar temporalmente los centros donde los trabajadores, en su mayoría indocumentados, se reúnen a buscar empleo.

"Debido a las recomendaciones de los funcionarios locales, estatales y federales, tomamos la decisión de cerrar las puertas temporalmente para ayudar a detener la expansión del virus", dijo a Efe Pablo Alvarado, director de NDLON.

Sumado a las órdenes de no permitir reuniones de más de 10 personas en ciertas áreas del país, Alvarado advierte que también se ha registrado una disminución sustancial en la oferta de trabajo para los inmigrantes.

Por ejemplo en el Centro de Jornaleros de Pasadena, California, en los últimos cinco días solo un empleador solicitó a un jornalero.

"En Pasadena se reúnen más de 50 trabajadores diariamente a esperar empleo, y corremos el riesgo de que se expanda la enfermedad, y además no hay trabajo por el momento", enfatizó.

Los centros de jornaleros en Los Ángeles también cerraron sus puertas temporalmente, mientras se evalúa en cada región del país la suspensión de actividades este viernes.

Alvarado señaló que en el centro de Pasadena se ofrecerán los servicios de jornaleros por internet, y así los patronos evitarán ir hasta el lugar.

También el lugar servirá de centro de acopio para donaciones de víveres y productos de primera necesidad que serán repartidos entre los inmigrantes que perdieron sus ingresos por la falta de trabajo.

"Yo entiendo que la necesidad es mucha, pero aquí lo más importante es la salud del trabajador, del empleador, y de la misma comunidad", insistió el director de NDLON.

La Red lanzará un programa para educar a los trabajadores de las esquinas sobre la enfermedad y cómo poder acceder a recursos y pruebas en caso de verse enfermos.

La decisión se tomó el mismo día que el condado de Los Ángeles ordenó el cierre de negocios no esenciales hasta el 19 de abril, entre los que se incluyen los centros de jornaleros. EFE