El uso de nueva tecnología y la inclusión de una pregunta relacionada con el estatus de ciudadanía ha generado muchas dudas sobre confidencialidad del Censo 2020. Para varias organizaciones hispanas no existe justificación para indagar si los encuestados han pasado por el proceso de naturalización, al punto que se estima que por temor al menos 6.5 millones de personas no participarían en el empadronamiento.  

Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), que mientras la Corte Suprema no se pronuncie sobre la validez o no de la pregunta sobre ciudadanía está latente la posibilidad que miles de personas se desaliente de participar en tan importante evento.  

“El censo podría enfrentar una crisis si no se modifica el cuestionario. El objetivo central del censo es contar el número de personas que viven en el país y establecer en qué proporción se deben distribuir el financiamiento federal para programas dirigidos a las familias y las comunidades. Si la gente no participa por temor, en la practica la muestra carecería de valor”, dijo Vargas en una rueda de prensa en Washington. 

Funcionario de la Oficina el Censo 2020 visita el hogar de una familia hispana. (Foto/cortesía Census 2020)

Para Walter Tejada, integrante de la Comisión Nacional Hispana del Censo 2020, manifestó que en breve la Corte Suprema de Justicia determinará si se incluye o no la pregunta sobre ciudadanía. “Los jueces tienen que medir el impacto estadístico que significaría una baja participación puede tener en la comunidad hispana. La verdad es que, si no nos hacemos contar, entonces no valemos”.

Agregó si la gente no participa por miedo, entonces los resultados estadísticos estarán favoreciendo a los grupos xenofóbicos y racistas que no quieren el progreso económico y social de los grupos minoritarios del país. 

Gustavo Torres, director de CASA de Maryland, opinó que la decisión de la Corte Suprema no debe basarse en los pedios de la Casa Blanca o de sectores ultra conservadores, sino que deben ser contados todos los habitantes del país (ciudadanos o no) como lo pide la Constitución. 

“La pregunta sobre la ciudadanía es racista y manipuladora. La intención es eliminar a 6.5 millones de personas del censo e influir en distribución de recursos federales y la asignación de escaños en la Cámara de Representantes. Esa es la verdad y la Corte Suprema tiene que actuar con apego a la Constitución”, dijo Torres

Puntualizó que los hispanos tienen que participar del Censo 2020 porque esa información servirá para la asignación de fondos por los próximos diez años. “Si queremos una mejor educación, nuevos programas de salud o apoyo para contar con más viviendas para la clase trabajadora, nuestra mejor alternativa es dejarse contar.

Importante decisión

En breve la Corte Suprema tendrá de emitir un fallo sobre el controversial tema, pero todo indica que sus jueces se encuentran divididos sobre si validar o tachar la pregunta de ciudadanía en el censo. 

A finales de abril la Suprema Corte escuchó los argumentos y revisó los fallos de tres cortes inferiores han fallado ya en contra de la pregunta en el conteo del censo.

Los jueces Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch defendieron la pregunta sobe la ciudadanía argumentando que ya está incluida en varios sondeos oficiales, pero la jueza Sonia Sotomayor refutó dicho argumento y dijo que estudios muestran que hasta 6.5 millones de personas podrían no ser contadas por temor a participar. En esa audiencia se escucharon los argumentos orales de nueve magistrados (cinco conservadores y cuatro liberales). 

Es importante recordar que los estados de California y Nueva York demandaron al Gobierno por la propuesta de incluir la pregunta sobre ciudadanía y en total 18 estados, 15 ciudades y condados del país, así como la Conferencia Estadounidense de Alcaldes y varias ONG se unieron para presentar una demanda conjunta.

Confidencialidad

Steven Dillingham, director de la Oficina del Censo, enfatizó la necesidad de contar con la cooperación de las organizaciones comunitarias y la participación de todos los ciudadanos para garantizar un conteo completo y preciso de todas las personas que están viviendo en Estados Unidos.

“Los datos literalmente dan forma al futuro de las comunidades. Por eso es tan importante que todos comprendan que responder al Censo del 2020 es seguro, fácil e importante”, señaló Dillingha.

Madre de familia hispana responde las preguntas del formulario del censo. (Foto/cortesía Census 2020)

Añadió que en el 2020 todos los hogares tendrán la opción de responder al censo por internet, por teléfono y por correo, asegurando que los datos de las personas encuestadas se mantendrán confidenciales.

Datos importantes

  1. El Censo 2020 podrá ser respondido a partir del 1 de abril de 2020 de tres maneras: “on line’, correo o teléfono. Los hogares que no respondan serán visitados por un encuestador. 
  2. Los cuestionarios tienen que ser respondidos sin importar su condición migratoria. Se debe registrar el número de niños en cada hogar (incluyendo los recién nacidos).
  3. Ante cualquier duda se puede llamar al (301) 763-INFO (4636) o 800-923-8282 o visitar la página ask.census.gov.