Para algunas familias inmigrantes, la preocupación por asuntos de inmigración afecta el típico entusiasmo al comenzar un año nuevo. Es que los indocumentados, quienes tienen documentos temporales como TPS o DACA o permiso de trabajo, o aquellos con un trámite de inmigración en curso, pues enfrentan un futuro incierto en Estados Unidos. 

Mientras la mayoría celebró el nuevo año estableciéndose metas personales, el que no tiene documentos encara temor a la deportación, inestabilidad financiera, laboral, emocional e incluso de vivienda. Sin la residencia permanente, es difícil trazarse un plan, planificar la vida familiar y mantener el entusiasmo.

Florinda Faviola Lorenzo-DeSimilian pasó el fin de año con muchas preocupaciones. Tenía cita en las oficinas de ICE el día de reyes y el resultado, como siempre pasa, es impredecible incluso para abogados y organizaciones comunitarias.

En abril de 2010, esta madre guatemalteca fue arrestada por agentes de inmigración (ICE) por, supuestamente, vender tarjetas de teléfono sin licencia en su apartamento en Langley Park, Maryland.

Faviola lleva más de 15 años en Estados Unidos y ahora encara cargos por un delito menor, sus huellas dactilares quedaron registradas porque en dos ocasiones dejó vencer su visa. 

Sus hijos Luis Fernando (14) y Rafael Alexander (10) son muy pegados a Faviola, dependen de ella para ir a la escuela y avanzar en los estudios. 

"Después de ser abordada por la policía del condado de Prince George, MD, esta inmigrante fue puesta en proceso de deportación. Sus familiares encaran la horrible realidad de que podrían ser separados de ella", dijo la organización CASA de Maryland en un comunicado. Ellos respaldan a Faviola y siguen de cerca su caso de inmigración.

Faviola lleva años en una batalla legal defendiendo su estadía en este país, tratando desesperadamente de quedarse con su familia y evitar la deportación a su natal Guatemala, donde teme por su vida.

Su esposo Rafael trabaja muchas horas al día como carpintero para mantener a la familia y se le haría muy difícil criar solo a los niños. Como él también enfrenta la deportación, los niños están en riesgo de perder a ambos padres y quedar a la merced del gobierno. 

Faviola consiguió, el lunes 6 de enero, una extensión de un año en su caso, pero el miedo inunda su hogar.

Los que tienen documentos temporales también enfrentan la inestabilidad en un país marcado por las constantes y agudas medidas anti-inmigrantes.

El Pregonero entró en contacto con un joven salvadoreño de 20 años que trabaja todo el día haciendo guacamole en un restaurante del área. 

Andrés salió de Morazán hace un año y allí dejó a sus padres. Luego de una travesía de un mes llegó a la frontera estadounidense para entregarse a las autoridades. La pesadilla no había acabado.

"Estuve 10 días de pie en una cárcel en Arizona, en el mismo cuarto con 80 personas, sin poder dormir", contó mientras cortaba los aguacates frente a los comensales.

Luego fue trasladado a otra cárcel donde estuvo detenido por cuatro meses. Su familia tuvo que pagar una fianza de 7.500 dólares para que pudiera ser liberado. 

Su abogado sometió una solicitud de asilo y Andrés consiguió permiso para trabajar, pero no sabe qué enfrentará en la Corte cuando se vea su caso. Solo un 10 por ciento de los casos de asilo son aprobados por el Gobierno. 

El temor a la deportación y el permiso de trabajo no le exime de la inestabilidad. "¡Valió la pena! Aquí hay más oportunidades", dijo al preguntársele sobre la odisea de llegar a esta nación y está cerca de su hermana que vive en Virginia.


Ayuda

Quienes no tienen documentos, los que tienen un caso de inmigración pendiente, un documento temporal como DACA o TPS o dudas sobre elegibilidad para empezar un trámite, pueden acercarse a los talleres o consultas gratis que ofrecen las organizaciones comunitarias del área.

CASA de Maryland brinda la oportunidad de hablar con abogados de inmigración cada martes a las 7AM en la sede ubicada en el 8151 de la avenida 15 en Hyattsville, MD. No se requiere cita previa.

La organización Centro de Recursos Pro Bono de Maryland (Pro Bono Resource Center of Maryland), ofrece clínicas informativas de inmigración gratis. Orientan a personas que buscan asilo y menores no acompañados que buscan un lugar seguro.

La próxima clínica será el sábado 14 de marzo de 9AM a 2PM en Riverdale, condado de Prince George, Maryland. Los abogados no le podrán representar en Corte, pero le explicarán la estrategia que puede usar para ganar su caso ante el juez. Le darán información sobre organizaciones que le pueden ayudar gratis o a bajo costo. Para pedir una cita llame de 9am a 2pm al (443)703-3054. 

Martes y miércoles atienden en la corte de inmigración de Baltimore de 9am a 1pm.

El 20 de febrero darán asesoramiento en persona o por internet a los que solicitan asilo. Inf: probonomd.org/for-lawyers/training/asylum/

Para mayores detalles, escriba a la abogadaCatherine “Cate” H. Scenna al correo 

[email protected].