El índice de precios al consumo (IPC) subió tres décimas en noviembre, con lo que la inflación interanual aumentó del 1,8 al 2,1 por ciento, informó este miércoles el Gobierno.

 La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos debido a su mayor volatilidad, ascendió un 0,2 por ciento el mes pasado, y comparado con noviembre de 2018 se mantuvo en el 2,3 por ciento.

 El incremento de los precios en noviembre vino dado por el repunte en el coste de la energía, que aumentó un 0,8 por ciento en el pasado mes, así como por el de los alquileres, que crecieron un 3,3 por ciento.

 No obstante, los precios de la gasolina han caído un 1,2 por ciento en el acumulado de los últimos 12 meses.

 Con el aumento registrado en noviembre, la tasa interanual supera ahora el 2 por ciento marcado como meta por la Reserva Federal (Fed).

 El dato de inflación se conoce precisamente cuando los miembros de la Fed se encuentran reunidos para determinar qué hacer con los tipos de interés de referencia, después de las tres reducciones consecutivas que los han dejado en el rango de entre el 1,5 y el 1,75 por ciento, ante la preocupación por una desaceleración económica.

 El presidente, Donald Trump, ha criticado de manera reiterada al banco central para que rebaje el precio del dinero "a cero o menos" para contribuir a la expansión económica.

 La economía nacional avanzó a un ritmo anual del 1,9 por ciento en el tercer trimestre de 2019, según el primero de los tres cálculos de la evolución del producto interior bruto (PIB) en ese periodo.

 El dato apunta a la paulatina ralentización de la economía después de registrar un ritmo de crecimiento del 3,1 por ciento en el primer trimestre del año y un 2 por ciento en el segundo. EFE