Parejas hispanas con décadas de casados sirven como ejemplo e inspiración en la "Semana Nacional del Matrimonio", una celebración de la Iglesia católica de Estados Unidos para promover los enlaces de los enamorados y evitar el descenso de las uniones.

 Los esposos mexicanos Ofelia y Abelardo Sáenz hacen parte de las 50 parejas que renovaron sus votos matrimoniales en Los Ángeles como parte de esta iniciativa, y que sirven como una historia modelo para promover el matrimonio.

 Casados hace 59 años, los miembros de la pareja se conocieron en California después de que cada uno emigrara a territorio estadounidense a buscar una mejor vida.

 Los Sáenz contaron a Efe cómo hacen para mantener su relación y ser la inspiración de sus tres hijos, cada uno de ellos con matrimonios que superan los tres lustros.

 EL RESPETO, LO MÁS IMPORTANTE

 A sus 84 años, Ofelia asegura que ha logrado sobrepasar grandes obstáculos en su matrimonio gracias al respeto que se tienen uno al otro.

 "Así no me crea, nunca me ha gritado", asegura la mexicana oriunda del estado central de Aguascalientes.

 "Yo tampoco le he gritado; estoy educada a la antigua y en México en mi tiempo no se permitía que una esposa le levantara la voz a su esposo", agrega.

 Aunque ahora Ofelia no está de acuerdo con estas reglas de sumisión, cree que el hecho que ambos no hayan cruzado la línea y se agredieran verbalmente es parte del éxito de su matrimonio.

 CON LA CABEZA FRÍA

 Abelardo coincide con su esposa en la importancia del respeto. Su consejo para todas las parejas es darse al menos un día para poder resolver un problema, una diferencia, o algo que no gustó en la convivencia de pareja.

 "Lo mejor es tener la cabeza fría, porque en el momento del problema se pueden decir cosas que hieren mucho y que no valen la pena. Siempre hay que pensar lo que se dice", resalta.

 LA FÓRMULA DEL 60-40

 En busca del equilibrio de pareja, este hombre de 85 años, oriundo del estado norteño de Nuevo León, propone la fórmula del 60 y 40.

 "No se puede lograr siempre un acuerdo, así que yo creo que la decisión sobre los temas se deben hacer con un 60-40, y que la mayoría de la decisión (el 60) la tome quien tiene la responsabilidad sobre ese tema", sugiere.

 Ofelia entiende muy bien la regla del 60-40. Recuerda que en sus primeros años de casados su esposo decía que lo que más le había gustado de ella era "la sumisión".

 En los primeros años, Abelardo fue quien llevó las riendas de la familia, era el proveedor, y ella se quedó en casa cuidando a los hijos.

 "Yo hacía muchas cosas para que él estuviera contento, y yo me quedé con el 40 % de las decisiones; nunca me puse en primer lugar", refiere.

 LA EVOLUCIÓN DE LA PAREJA Y EL AMOR

 La mexicana aclara que no tiene quejas de su relación, o del rol que le tocó vivir en este matrimonio. Por el contrario, estos 60 años de amor, y 59 de casados, son muestra de la evolución de la sociedad y de las parejas.

 "Eso cambió con el tiempo. Ahora no le pido permiso para salir de compras; solo le aviso", dice con picardía.

 Tras un momento de silencio, Ofelia dice que la mujer ha ganado espacio por asumir un rol en el mercado laboral, y eso le gusta.

 No obstante, su preocupación son los hijos de los matrimonios actuales. "No hay el mismo tiempo para cuidarlos y prestarles atención, y eso también ayuda a las separaciones", considera.

 Los divorcios en las parejas adultas ha aumentado en Estados Unidos.

 En 2015, por cada 1.000 adultos casados de 50 años o más, 10 se divorciaron, en comparación con cinco en 1990, según datos del Centro de Investigación Pew.

 Entre las personas de 65 años o más, la tasa de divorcios se triplicó aproximadamente desde 1990.

 UN MATRIMONIO QUE INSPIRA

 En la renovación de los votos en la Catedral de Los Ángeles, el párroco Paúl Velázquez presentó el domingo a las 50 parejas como "una luz para las nuevas generaciones".

 Ofelia y Abelardo son conscientes de que su ejemplo ha servido de modelo para que sus tres hijos tengan matrimonios estables.

 Elizabeth, su hija mayor, lleva casada 34 años, su hijo Arturo tiene 24 años de matrimonio, mientras Abelardo Jr. cumplió 19 años con su esposa.

 "Creo que es una buena herencia que les dejamos que puedan tener matrimonios estables, con mucho amor, y que no estén solos", dice Ofelia.

 La National Marriage Week USA es un movimiento nacional que promueve la educación sobre los beneficios del matrimonio para reducir la pobreza y beneficiar a los niños. Fue lanzado en 2010 como parte de la Semana Internacional del Matrimonio.

 Más de 20 países participan en esta iniciativa que culmina el 14 de febrero, cuando se celebra el Día de San Valentín. EFE