Dos obispos que presiden comités en la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) aplaudieron la aprobación de la Ley de Modernización de la Fuerza de Trabajo Agrícola de 2019 (H.R.5038). 

El arzobispo Paul S. Coakley, presidente del Comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano; y el obispo Mario E. Dorsonville, presidente del Comité de Migración, se pronunciaron en apoyo a esta legislación, que mejoraría las condiciones para los trabajadores agrícolas inmigrantes y sus familias y garantizaría la estabilidad de la industria agrícola de EEUU.

“La Ley de Modernización de la Fuerza de Trabajo Agrícola fue redactada en un esfuerzo por desarrollar un mejor sistema tanto para el agricultor como para los trabajadores agrícolas y para crear una industria agrícola más efectiva y humana. La Iglesia Católica ha reconocido durante mucho tiempo la dignidad del trabajo de los trabajadores agrícolas y los agricultores tanto ciudadanos como inmigrantes y acoge con beneplácito los cambios en la ley para ayudar a garantizar una mayor protección", dijo el arzobispo Coakley.

Por su parte, el obispo Dorsonville señaló: "Elogio a los legisladores que trabajaron en este importante esfuerzo de manera bipartidista e insto al Senado de Estados Unidos a que acepte este proyecto de ley que otorga la residencia permanente para ciertos trabajadores agrícolas".

En noviembre, el Comité de Migración de USCCB y el Comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano enviaron una carta de apoyo que se puede encontrar en el sitio the Justice for Immigrants website