México recibió 36.048,64 millones de dólares de sus ciudadanos residentes en el extranjero en 2019, un aumento del 7,04 por ciento respecto a los 33.677 millones de dólares de 2018, llevando al país a registrar un nuevo máximo histórico, informó esta semana el Banco de México.

 En el periodo enero-diciembre, la remesa promedio individual fue de 326 dólares, ligeramente superior a los 322 dólares del mismo lapso de 2018, y el número de operaciones pasó de 104,56 a 110,47 millones, la mayoría de ellas transferencias electrónicas.

 En diciembre pasado México recibió 3.083,5 millones de dólares, una cifra superior respecto a los 2.898 millones de dólares de noviembre pero inferior a los 3.125 millones de octubre.

 El dato del pasado diciembre supone un alza en el volumen de remesas del 3 por ciento si se compara con diciembre de 2018, cuando el país recibió 2.991 millones de dólares de sus ciudadanos en el extranjero

 El país recibió en 2018 un total de 33.677 millones de dólares de sus ciudadanos residentes en el extranjero, y en 2017 las remesas sumaron 30.291 millones de dólares.

 Las remesas, que proceden principalmente de los migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos, representan la segunda fuente de divisas de México, después de las exportaciones automotrices, y constituyen un importante ingreso para millones de personas.

 En 1995, el primer año del que ofrece resultados el Banco de México, las remesas fueron de 3.672 millones de dólares (ajustado al cambio actual).

 Desde que llegó al poder, el 1 de diciembre de 2018, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha destacado la importancia de las remesas para centenares de miles de familias en México.

 En varias ocasiones, el mandatario ha calificado a los migrantes mexicanos de "héroes vivientes" porque gracias a las remesas se ayuda mucho a la economía popular.

 A finales de noviembre, el Banco Santander anunció que no cobrará comisiones a las remesas enviadas desde Estados Unidos a México. EFE