El restablecimiento de las misas públicas es esperado con ansias por los feligreses de la parroquia St. Catalina Labouré en Wheaton, Maryland. Su párroco, el padre Francisco Aguirre, ya trabaja en el programa que permitirá retomar de manera paulatina las actividades presenciales y recibir nuevamente la comunión respetando las medidas preventivas contra el nuevo coronavirus.

Explicó que viene coordinando con los líderes parroquiales la forma, el orden y los horarios que los fieles deberán respetar cuando se autorice el reinicio de los servicios religiosos, así como las clases de catequesis durante los fines de semana.  

“Estamos trabajando en el diseño de un programa que nos permita retomar las misas públicas de manera ordena y respetando las indicaciones del distanciamiento social. Mantenemos comunicación permanente con nuestros feligreses no solo para atender sus necesidades espirituales, sino también escuchar sus sugerencias sobre el pronto restablecimiento de nuestras actividades parroquiales”, dijo el padre Aguirre.

Señaló que a pesar del confinamiento familiar dispuesto por las autoridades estatales debido a la pandemia del COVID-19, los catequistas se esforzaron en continuar con el programa de educación religiosa “on line”, así como establecer una permanente comunicación para saber los requerimientos de las familias de nuestra parroquia.

“Invito a todos los miembros de nuestra parroquia para que estén atentos a los futuros anuncios que realizaremos en nuestra página web (https://sclwheaton.org/), pero también pueden comunicarse con nosotros llamando al (301)946-3636”, manifestó el párroco.

 La parroquia St. Catalina Labouré de Wheaton fue fundada en 1951 y en la actualidad congrega a miles de fieles hispanos que viven en la ciudad de Wheaton. Hasta antes de la pandemia del COVID-19, durante los fines de semana se celebran hasta tres misas en español.