Los estudiantes de la escuela secundaria católica Arzobispo Carroll retornaron entusiasmados a las aulas para empezar un nuevo año escolar. En la puerta Larry Savoy, el presidente de ese centro educativo, los recibió sonriente con un fuerte apretón de manos, mientras que en el auditorio los esperaba monseñor Wilton Gregory, arzobispo de Washington, para celebrar juntos una misa por el inicio de clases 2019-2020.

En su homilía monseñor Gregory destacó la importancia de la educación católica en el mundo moderno, donde la formación de los alumnos se preocupa por lo académico y lo espiritual. “Es reconfortante ver el entusiasmo por iniciar un nuevo año académico. La energía que ustedes tienen debe servir de ejemplo para otros jóvenes que viven en su comunidad”.

También tuvo palabras de elogio por el apoyo permanente de las familias al bienestar de la escuela, lo que demuestra que todos comparten la enseñanza y esperanza de Cristo a través de los logros académicos. “Ustedes tienen una energía increíble. Los nuevos conocimientos que adquieran deben convertirse en una fuerza que transforme sus familias, su entorno de amigos y su comunidad. Pidan al Espíritu Santo que los ilumine todo el tiempo”.

El arzobispo de Washington señaló que el desarrollo tecnológico e intelectual debe buscar el bien común, en donde la dignidad humana sea respetada como Dios nos pide. “Todos somos iguales ante los ojos de Dios. Es necesario que comprendan que la alegría, la fuerza y el entusiasmo que sienten es un regalo del Padre Creador. Siempre tienen que ser ejemplo de buenos cristianos”. 

Al término del servicio religioso los alumnos saludaron la presencia de monseñor Wilton Gregory con prolongados aplausos. 

Importante reconocimiento

Este mes la escuela católica secundaria Arzobispo Carroll, que pertenece a la Arquidiócesis de Washington, fue reconocida como una de las mejores escuelas en el Distrito de Columbia por la organización Niche.

Para recibir este reconocimiento, que la incluye en el ranking 2020 Best Catholic High Schools, la escuela Carroll tuvo que pasar no solamente por una rigurosa revisión curricular, evaluación de maestros y rendimiento de estudiantes, sino también por un análisis de datos estadísticos registrados en el Departamento de Educación de Estados Unidos. 

Asimismo, los factores de clasificación incluyeron los puntajes de exámenes estatales, preparación universitaria, tasas de graduación, puntajes SAT/ACT, calidad del maestro y calificaciones de la escuela secundaria.

Actualmente, la escuela Carroll tiene una tasa de aceptación universitaria del cien por ciento y eso se debe a su excelente rendimiento académico.

Es importante mencionar que la escuela católica secundaria Arzobispo Carroll brinda educación a jóvenes del Distrito de Columbia desde1951. De sus aulas han egresado cientos de talentosos estudiantes pertenecientes, en su mayoría, a grupos étnicos minoritarios.