La misa de instalación de monseñor Wilton D. Gregory como arzobispo de Washington ha despertado entusiasmo entre los estudiantes hispanos de la Universidad Católica de América, quienes consideran que el religioso por pertenecer a la comunidad afroamericana podrá entender mejor las necesidades espirituales, educativas y sociales de los grupos minoritarios que existen en la capital.

Maya Escobar (México), Daniel Del Pino (Perú), Alyssa Aguirre (El Salvador) y Esther Paulino (Republica Dominicana) dijeron que con la decisión del papa Francisco de escoger a monseñor Gregory se inicia una nueva etapa en el trabajo pastoral que ya se realiza en nuestra arquidiócesis, principalmente en áreas sensibles como son educación, salud, asistencia social e inmigración.  

Los cuatro estudiantes coincidieron en señalar que la instalación de monseñor Gregory representa un momento de mucho gozo y esperanza en una evolución del servicio pastoral de la arquidiócesis de Washington, porque el trabajo realizado en la Arquidiócesis de Atlanta indica que sabe cómo enfrentarse con los retos pastorales.

“Estamos seguros de que el arzobispo Wilton D. Gregory realizará un trabajo pastoral y misionero de acuerdo a nuestras necesidades. Su llegada debe ser vista como un regalo de Dios y una oportunidad para desarrollar el liderazgo espiritual de los grupos minoritarios al interior de nuestra Iglesia local”, dijo Escobar, estudiante de bioquímica.

“Me parece bien tener un arzobispo afroamericano. Eso supone una inmensa alegría para los inmigrantes hispanos, pues estoy seguro de que el papa Francisco le ha encomendado un mayor apoyo a los estudiantes procedentes de familias con pocos recursos económicos que existen en la Arquidiócesis de Washington”, comentó Del Pino, alumno de la facultad de Ingeniería.

Aguirre, alumna de psicología, manifestó que tener un nuevo arzobispo siempre será motivo de esperanza y alegría, más aún si la Iglesia pasa momentos difíciles debido a los casos de abuso infantil. “Nosotros estamos aquí para apoyar el trabajo pastoral de monseñor Gregory. Los hispanos somos un grupo muy importante en la Iglesia y seguiremos ayudando a difundir el Evangelio”.    

Según Paulino, estudiante de enfermería, a pesar de todas las dificultades y limitaciones que enfrenta la comunidad hispana, existe la voluntad permanente de apoyar las actividades religiosas de la arquidiócesis. “Estoy convencida de que el arzobispo Gregory es y seguirá siendo la voz de la Iglesia en defensa de las minorías”.      

Las declaraciones de los estudiantes de la CUA van en concordancia con las recientes exhortaciones del papa Francisco sobre la necesidad de adquirir conocimiento para generar una interacción entre el aula y la sabiduría de los pueblos que conforman la tierra creada por Dios.

“El conocimiento siempre debe estar al servicio de la vida y confrontarse con ella para poder seguir progresando. La comunidad educativa no puede reducirse a aulas y bibliotecas, sino que debe ser desafiada e invitada continuamente a la participación”, acotó el Santo Padre desde el Vaticano.