La farmacología es el estudio de los medicamentos y cómo afectan a las personas que los toman para tratar o controlar una enfermedad o un trastorno. Los profesionales que se dedican a este rubro los podemos encontrar, ataviados con batas blancas, tanto en hospitales como en centros comerciales. Este verano la Escuela de Farmacia de la Universidad Notre Dame de Maryland realizó su campamento de verano para motivar a los jóvenes hispanos de Baltimore para apostar por una formación universitaria que les permita conocer mucho de química, biología, anatomía, fisiología y descubrir un mundo de oportunidades laborales.  


Para la doctora Anne Lin, decana de la referida escuela, los hispanos son uno de los grupos étnicos con menor representación en las carreras relacionadas con la salud, por lo que este tipo de campamento se convierte en la oportunidad perfecta para generar interés en las carreras de farmacia entre los estudiantes. “Queremos que los latinos sean agentes de cambio positivo dentro del sistema de salud”.


Indicó este año la participación en el campamento registró un incremento en asistencia de estudiantes hispanos, quienes por sus altas calificaciones pudieron obtener becas ofrecidas por Cool & Associates, LLC, una empresa abocada a fomentar la participación hispana en Maryland.


Verónica Cool, directora de la empresa mencionada, explicó que se buscó una sociedad con la Universidad Notre Dame de Maryland con el propósito de llegar a los estudiantes y futuros postulantes bilingües de la comunidad. “Brindar oportunidades universitarias y de crecimiento personal para los jóvenes hispanos hoy, ayudará a que ellos participen en la mejora del sector de la salud en el futuro”.  


Es importante resaltar que farmacia es la tercera profesión sanitaria más grande (después de la enfermería y la medicina), con más de 200.000 profesionales en ejercicio en las farmacias comunitarias, hospitales y una gran variedad de otros establecimientos de salud. En Estados Unidos, hay más de 110 colegios y escuelas de farmacia que ofrecen programas de grado profesional (doctor en Farmacia o grados de Farmacia) acreditados por el Consejo Americano de Educación Farmacéutica.



Voces


La ceremonia de clausura del II Campamento de Verano de la Escuela de Farmacia de la Universidad Notre Dame de Maryland se realizó hace unos días en el Knott Auditorium y allí se pudo obtener las reacciones de varios estudiantes hispanos del área. 

Axel López (Westminster High School), consideró que en la actualidad no hay una representación hispana en el campo médico y le gustaría ser parte de cambio en ese sector profesional. “En el campamento aprendí sobre las distintas áreas donde los profesionales de farmacia pueden trabajar e influir en la seguridad clínica de la población”. 

Julia Sedano (George Washington Carver Center for Arts and Technology), recordó que desde pequeña advirtió lo difícil que era para su mamá comunicarse con los doctores por no dominar el idioma inglés y que siempre fue complicado tratar de encontrar un profesional de la medicina que hable español. “Mi abuelita era diabética y mi abuelito tenía Alzheimer, por lo que muchas veces yo y mi hermana faltábamos a la escuela para ayudar como traductoras. Este campamento de farmacia me ha servido de mucho y pienso regresar el próximo año”. 

Francisco Loayza-Tovar (Mount Saint Joseph High School, apuntó que le grada la idea de ser un farmacéutico para ayudar a las personas y continuar haciendo obras comunitarias. “Estoy más abierto a la posibilidad de seguir farmacia y ver las alternativas de trabajar en farmacias, hospitales o clínicas privadas. En otoño empiezo a estudiar bioquímica y de allí puedo decidir si mi futuro está en medicina o farmacia”.