El "comienzo de un nuevo camino juntos". Esta es la esperanza del Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, que hoy ha inaugurado las Jornadas Internacionales de Editoriales Católicas en Roma y que se desarrollarán hasta el 29 de junio, en el Centro de Congresos Auditorio Aurelia. Proponiendo una reflexión sobre los desafíos que plantea el entorno digital, ante unos sesenta representantes del sector católico de todo el mundo, el Prefecto no negó que vivimos en "un tiempo de crisis", "crisis ecológica", "crisis humanitaria" y, según él, editorial. "Pero quizás nunca como hoy -dijo- sentimos lo grande que es la necesidad de restaurar un sentido al tiempo, una unidad a la diversidad de medios. Por otro lado, "las crisis son un signo de que no estamos quietos, inmóviles" y la salida es "fortalecer nuestro ser red".

El trabajo moderado por Alessandro Zaccuri de Avvenire y con la intervención de Frey Giulio Cesareo, director editorial de la Librería Editrice Vaticana, continúan hasta el viernes. El sábado, los presentes en la conferencia participarán en la Misa celebrada por el papa Francisco en la Basílica de San Pedro con ocasión de la Fiesta de San Pedro y San Pablo.


La experiencia francesa

"Nosotros, como editores católicos, queremos ser un puente entre la Iglesia y el mundo", dijo Jean-Marie Montel, presidente de la Federación de Medios de Comunicación Católicos de Francia, a Vatican News. "Creo que es muy importante como editoriales proponer convicciones, valores que comunicamos y que derivan de la Escritura, del Evangelio, dirigiéndonos a un público que debemos escuchar. Ser editores católicos -señaló- significa no sólo ser católicos, sino también dirigirse al mundo porque ser católico implica ser universal. Así que nos dirigimos a todos, al mundo, encontrando autores, profetas, valorándolos, ayudándolos a crecer, difundiéndolos ampliamente, por todos los medios: con libros, con papel, a través de revistas, incluso a través de lo digital. Porque -concluyó- lo digital no es nuestro enemigo, sino una enorme oportunidad para llegar al mayor número de personas en muy poco tiempo".

Publicaciones católicas en Sudáfrica

De Europa a África, Ipeleng Thlankana, redactor jefe de la revista Reality, puso en práctica la experiencia de las publicaciones católicas en Sudáfrica. "En una escala del 5 al 10, le daría un 6º grado especialmente a la prensa escrita, en comparación con la digital: la digital -explicó- es muy popular entre los jóvenes adultos, que leen, pero prefieren hacerlo en los medios digitales, pero hay un compromiso: lees. "El objetivo final de la publicación católica -añadió- es enseñar, influir y, obviamente, difundir el Evangelio, sobre la fe católica, comunicándola mejor. Porque si la comunicación es mejor, la gente puede entender, teniendo un mejor acceso", concluyó.

Alimentando la fe

Una referencia a lo "esencial" de nuestra vida frente al individualismo de hoy vino del Padre Marko Ivan Rupnik, teólogo jesuita, artista y director del Centro Aletti. "Nos encontramos ante un egoísmo cultural o etnocentrismo, que se expresa en el amor exagerado a nuestra cultura, porque estamos en una fase de transición de una época a otra: hay -observó- una cierta inseguridad que, en lugar de ayudarnos a los cristianos a abrir la vida que hemos recibido, a salir hacia los demás, nos lleva a caer en la trampa de defendernos a nosotros mismos, a lo que hemos producido, a lo que es nuestro. Y de esto el mundo ya está cansado". En este contexto "la editorial católica -afirma el teólogo jesuita- debe tener más presente el hecho de alimentar la fe, de alimentar esa vida que los bautizados reciben con el Bautismo y que, para los que no son bautizados, manifiesta una cierta belleza. Porque la belleza es amor realizado. Y el mundo -concluyó- está fascinado por ello".

Alcanzar el gran Público no sólo con los e-book

Carmen Magallón presidente de la Casa Editorial Romana habla ante los micrófonos de VaticanNews, sobre la situación de las casas editoriales en España y afirma que existe una gran tradición, que comenzó con las editoriales de los grupos religiosos, ahora tienen como desafío llegar al gran público, no concentrarse solamente en España. Cuáles en concreto son estos desafíos para alcanzar al gran público con la web o con los e-book, Carmen ha dicho que es un reto que les ofrece una gran oportunidad de llegar incluso a los jóvenes que cada día leen más los libros digitales, que los en papel. Vaticano News